Importancia de la gestión emocional en los adolescentes - Formación Smart

Importancia de la gestión emocional en los adolescentes

Comparta este post

El diccionario de la Real Academia Española (RAE) define la emoción como un cambio “del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática”.

En este sentido, no existen emociones negativas. De hecho, la ira o la tristeza también son necesarias porque cumplen una función adaptativa. El punto está en saber gestionarlas y regularlas. A esto se le conoce como inteligencia emocional.

Como se sabe, la adolescencia es una etapa compleja en la vida de las personas. Las emociones cambian tan vertiginosamente que para muchos resulta difícil controlarlas.

Si eres adolescente, debes comprender que gestionar las emociones te ayudará a serenar la mente. En consecuencia, podrás pensar con mayor claridad o en situaciones difíciles tendrás un mejor control, por ejemplo, cuando estés enojado.

¿Consideras que sabes controlar tus emociones? En este artículo queremos hablarte de la importancia de la inteligencia emocional y cómo aprender a gestionarla a tu favor. Quédate hasta el final.

Qué es la inteligencia emocional

Daniel Goleman define la inteligencia emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las relaciones”*. En otras palabras, es la habilidad de poder hacer una pausa y no actuar de forma impulsiva ante un determinado hecho.

Piensa por un momento qué sucedería si todos nos dejamos llevar por las emociones. Posiblemente reinaría el caos. No se trata de reprimir lo que sentimos (tristeza, rabia, alegría, miedo). Al contrario, necesitamos darnos el permiso de experimentar las emociones. Pero para evitar que se desborden es importante aprender a regularlas.

Por qué es importante aprender a gestionar las emociones

  • Te ayuda a prevenir conflictos innecesarios

Para Goleman, las emociones son impulsos que nos llevan a actuar. Imagina que te enfadas y en vez de controlar la ira comienzas a levantar la voz. Lejos de solucionar un conflicto, podrías empeorarlo. La inteligencia emocional te ayuda a modular la intensidad de lo que estás sintiendo en ese momento y te permite actuar de manera equilibrada.

Cuando dejas que las emociones intensas te dominen, toda tu atención es absorbida y obstaculiza “cualquier intento para atender a otra cosa”, asegura Goleman.

  • Aprendes a tolerar mejor la frustración

En algunas circunstancias de tu vida no todo va a salir como lo has planeado. Es normal que puedas sentirte frustrado o decepcionado. Pero ¿cómo actúas ante la dificultad? ¿Te rindes? ¿Te autosaboteas?

La inteligencia emocional te permitirá pensar en nuevas alternativas, tolerar la frustración y hacer las cosas distintas para lograr tus metas. 

  • Es una fuente de motivación

¿Sabías que la inteligencia académica no te prepara para las oportunidades o dificultades que deberás enfrentar a lo largo de tu vida?

Puedes ser el más brillante de tu clase, pero si no cuentas con habilidades para controlar tus emociones, si no te conoces lo suficiente o no eres capaz de ser empático ni de establecer y conservar relaciones con tus compañeros, difícilmente podrás ir muy lejos.

Según Goleman, gestionar de manera inteligente tus emociones te ayuda a “mantener la atención, la motivación y la creatividad” en las actividades que realizas, bien sea en tus estudios, en el deporte que practicas, en el aprendizaje de un idioma o un instrumento musical.

  • Tus relaciones interpersonales mejoran

La inteligencia emocional también es decisiva al momento de establecer relaciones interpersonales. Vives en sociedad, por tanto, aprender a vincularse en contextos como la familia, el salón de clase, entre otros, es de suma importancia.

La gestión emocional también te brindará la oportunidad de establecer relaciones sanas y duraderas, a ser más empático, a poner límites y practicar el respeto.

Cómo gestionar las emociones

Goleman asegura que la inteligencia emocional representa el 80 por ciento del éxito en la vida. Entonces, ¿qué puedes hacer para aprender a gestionar mejor tus emociones? Veamos:

  1. Identifica y acepta tus emociones

Intenta identificar qué originó lo que estás experimentando. Ponle nombre a la emoción: rabia, miedo, alegría. Si sientes tristeza o estás enojado, no las reprimas. Acepta lo que estás percibiendo en ese momento. Esto se llama ser consciente de tus emociones. Goleman sostiene que cuando prestas atención a lo que estás sintiendo, regulas la emoción.

     2. ¿Qué es lo peor que puede pasar? 

Hay situaciones en las que sentir miedo te ayudará a huir del peligro. Si este no es el caso, pregúntate: ¿Qué es lo peor que puede suceder? Te aseguro que el miedo, la ansiedad o la preocupación disminuirán cuando comprendas que determinada situación no representa un riesgo.

     3. Escribe lo que sientes

A muchas personas les funciona llevar un registro de las emociones que experimentan durante el día. Si tus emociones se desbordan, intenta plasmar en un papel o en la libreta de tu teléfono móvil todo lo que sientes.

     4. Aprende a conocerte a ti mismo

Mejorar la inteligencia emocional depende principalmente del conocimiento que tengas de ti mismo. Es decir, saber identificar tus puntos fuertes y los débiles, pero no para juzgarte, sino para mejorar.

“El conocimiento de uno mismo, es decir, la capacidad de reconocer un sentimiento en el mismo momento en que aparece, constituye la piedra angular de la inteligencia emocional”, explica Goleman.

     5. Practica alguna actividad física

Una investigación realizada en 2018 por la Universidad de Málaga y la de Barcelona concluyó que las personas que hacen algún tipo de actividad física regularmente desarrollan aún más su inteligencia emocional. Asimismo, tienen una mejor salud mental en comparación con quienes no lo hacen.

Si necesitas drenar tus emociones, sal a caminar, realiza algún deporte o haz ejercicios. Además, la actividad física estimula la producción de endorfinas, una sustancia química segregada por el cerebro que genera una sensación de bienestar.

Lo anterior indica que la inteligencia emocional te brinda una vida más efectiva, te ayuda a dominar tus hábitos mentales, podrás tomar mejores decisiones y tus relaciones interpersonales fluirán.

Si quieres desarrollar en los alumnos de tu institución educativa habilidad en la gestión emocional, te invitamos a conocer el curso que desarrollamos en Escolar Smart. En él aprenderán una serie de herramientas útiles que podrán llevar a la práctica en situaciones cotidianas.

Equipo de redacción | Formación Smart

Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales:

Instagram: @formacionsmart

Facebook: Formación Smart

YouTube: Formación Smart

LinkedIn: Formación Smart 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *